Señor de la Misericordia. Autor: José Santos González


Autor: José Santos González
Intro: Re La Mi7 La Re La Mi7 La

                             Re
Señor de la misericordia
                               La
venimos con humildad
         Re              La                 Mi7                      La
//a traer hasta tu casa nuestra ofrenda y nuestro afán//


                             Re                                La
Con alegría te cantamos, misericordioso Dios,
         Re             La            Mi7          La
y queremos ofrecerte en ésta Celebración
           Re                  La              Mi7           La
los frutos que dio la tierra junto con el corazón.

Intro: Re La Mi7 La

Ve con agrado la ofrenda que espera en tu Santo altar
A que tu bondad transforme el fruto de vid y trigal 
En el cuerpo y en la sangre del Cordero Celestial.

Danos el don de vivir nuestra fe para entender
el sacrificio de Cristo que se inmola en el Altar
para redimir al hombre y le da la eternidad.

El Espíritu y los sacramentos. Autor: Jorge Leiva

Autor: Jorge Leiva
REm DO REm
VEN ESPÍRITU SANTO
SOLm DO REm
Y REÚNE A TU IGLESIA,
FA DO
PARA QUE NUESTRA VIDA,
SIb REm LAm REm
SE CONVIERTA EN OFRENDA.

1. Tú fecundas el agua
SOLm LAm REm
que nos da nueva vida
SOL7 DO
y nos hace cristianos
SIb SOLm LAm REm
cuando nos puri - fica.

2. Tú nos unges por dentro,
cuando el óleo sagrado,
al marcar nuestra frente,
nos confirma cristianos.
3. Tú consagras la ofrenda
hecha de pan y vino,
para que así sean
Cuerpo y Sangre de Cristo.
4. Tú eres soplo de Cristo,
que a la Iglesia le has dado
el poder, con tu gracia,
perdonar los pecados.
5. Tú confortas al hombre,
dolorido y enfermo
para que Dios lo cure
por fuera y por dentro.
6. Tú les das a los hombres
que Jesús eligiera
corazón de pastores
para amar a tu Iglesia.
7. Tú eres quien santifica
la cristiana pareja
en que dos se hacen uno,
como Cristo y su Iglesia.
Descargar audio
Descargar partitura

Secuencia de Pentecostés: Autor: Néstor Gallego

Autor: Néstor Gallego
1. Ven Espíritu Santo,
y envía desde el cielo
un rayo de tu luz.

Ven Espíritu Santo, ven:
que tu Iglesia no vive sin ti.

2. Ven, Padre de los pobres,
ven a darnos tus dones,
ven a darnos tu luz.

3. Consolador lleno de bondad,
dulce huésped del alma,
suave alivio de los hombres.

4. Tú eres descanso en el trabajo,
templanza en las pasiones,
alegría en nuestro llanto.

5. Penetra con tu sana luz
en lo más íntimo
del corazón de tus fieles.

6. Sin tu ayuda divina
no hay nada en el hombre,
nada que sea inocente.

7. Lava nuestras manchas,
riega nuestra aridez,
cura nuestras heridas.

8. Suaviza nuestra dureza,
elimina con tu calor nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.

9. Concede a tus fieles
que confían en ti,
tus siete sagrados dones.

10. Premia nuestra virtud,
sana nuestras almas,
danos la eterna alegría.
¡Amén, Aleluya!
Descargar audio
Descargar partitura

Resucitó el Señor. Letra: Paula Richards. Música: P. Cristóbal Fones


Letra: Paula Richards.
Música: P. Cristóbal Fones
Cristo, el Señor, resucitó;
su amor fue más fuerte
que la muerte.


SOL DO* SOL DO*
SOL DO* SOL DO*


lam7 RE4 SOL DO*
__La Iglesia canta de alegría, __
lam7 DO RE (I-0_2)
__los pobres saltan de contentos.
mim RE
__Encuentran paz los perseguidos;
DO RE (I-0-2) SOL DO
__consuelo y perdón los pecadores. __

SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO* SOL DO*
__su amor fue más fuerte que la muerte. __
SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO RE SOL DO
__su amor fue más fuerte que la muerte. __


DO-mim7/SI

lam7 RE4 SOL DO
__Se alegran por fin los olvidados, __
lam7 DO RE (I-0_2)
__se ponen de pie los humillados; __
mim RE (I-0-2)
__los pobres se sientan a la mesa,
DO RE (I-0-2) SOL DO
__encuentran lugar los postergados. __

SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO* SOL DO*
__su amor fue más fuerte que la muerte. __
SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO RE SOL DO
__su amor fue más fuerte que la muerte. __


sim DO SOL
__Jesús, el Señor crucificado
lam7 RE (I-0-2)
vive glorioso para siempre.
DO RE SOL RE7*
__Cristo Jesús, hermano nuestro, __
DO RE SOL
__está con nosotros para siempre.

SOL DO* SOL DO*

lam7 RE4 SOL DO
__Se alejan confusos los soberbios, __
lam7 DO RE (I-0_2)
__se enreda el saber de los doctores, __
DO lam7 RE (I-0-2)
__entienden los pobres la Palabra.
LA RE MI
__La Iglesia, sorprendida en adulterio,
LA RE LA RE RE7/9
__recibe el perdón estremeci-da. __

SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO* SOL DO*
__su amor fue más fuerte que la muerte. __
SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO RE SOL
__su amor fue más fuerte que la muerte.
DO SOL DO RE
__que la muerte. __-__


SOL DO*
__Cristo, el Señor, resucitó;
SOL DO* SOL DO*
__su amor fue más fuerte que la muerte  __…


Resucitó. Autor: Kiko Argüello


Autor: Kiko Argüello
Intro: sol#m-RE#7

sol#m FA#
Resuci, resuci,
MI do#m RE#7
resuci, __ ¡aleluya
sol#m FA#
Aleluya, aleluya,
MI do#m RE#7
aleluya, __ resuci.


sol#m
La muerte
FA#
¿dónde está la muerte? 
MI do#m
¿Dónde está mi muerte? __
RE#7
¿Dónde su victoria? 

Gracias
sean dadas al Padre 
que nos pasó a su Reino __
donde se vive el amor

Alegría,
alegría, hermanos, 
que si hoy nos queremos __
es que resuci

Si con Él morimos 
con Él vivimos,
con Él cantamos: __
¡Aleluya!

Coro Final:

sol#m FA#
Aleluya, aleluya,
MI do#m RE#7
aleluya, resucitó.
sol#m FA#
Resucitó, resucitó,
MI do#m RE#7
resucitó, ¡aleluya! 

Luz que vence a la sombra. Letra: José Antonio Olivar. Música: Miguel Manzano


Letra: José Antonio Olivar.
Música: Miguel Manzano
Como el grano de trigo,
que al morir da mil frutos,
resucitó el Señor.

Como el ramo de olivo,
que venció a la inclemencia,
resucitó el Señor.

Como el sol que se esconde,
y revive en el alba,
resucitó el Señor.

Como pena que muere,
y se vuelve alegría,
resucitó el Señor.

El amor vence al odio,
y el sencillo al soberbio,
resucitó el Señor.

La Luz vence a la sombra,
y la paz a la guerra,
resucitó el Señor.


Resucitó el Señor,
y vive en la palabra
de aquel que lucha y muere
gritando la Verdad.

Resucitó el Señor,
y vive en el empeño
de todos los que empuñan
las armas de la Paz.

Resucitó el Señor,
y está en la Fortaleza
del triste que se alegra,
del pobre que da pan.

Resucitó el Señor,
y vive en la Esperanza
del hombre que camina
creyendo en los demás.

Resucitó el Señor,
y vive en cada paso
del hombre que se acerca
sembrando Libertad.

Resucitó el Señor,
y vive en el que muere
surcando los peligros
que acechan a la paz.

ESTRIBILLO.

Resucitó el Señor,
y manda a los creyentes
crecerse ante el acoso
que sufre la Verdad.

Resucitó el Señor,
y vive en el Esfuerzo
del hombre que sin fuerzas
quedó por los demás.

Resucitó el Señor,
y está en la encrucijada
de todos los caminos
que llevan a la Paz.

Resucitó el Señor,
y llama ante la puerta
de todos los que olvidan
lo urgente que es Amar.

Resucitó el Señor,
y vive en el que queda
cautivo por lograrle
al hombre Libertad.

Resucitó el Señor,
su Gloria está en la tierra,
en todos los que viven
su fe de par en par.

ESTRIBILLO.

La gran noticia. Autor: José Bevilacqua


Autor: José Bevilacqua
SOL                                              DO
Esta es la gran noticia:
                      Lam                RE7       SOL
que Jesús resucitó,

que no hay muerte,
SI7                      Mim
sólo hay vida,
                 Lam       RE7              SOL
vida plena nos da Dios”.

                  Mim            MI7              Lam
Por la Pascua Dios nos llama
      FA#               SI7
a vivir en plenitud;
            Mim                        Lam
el camino está marcado,
              Mim              SI7
es el paso de Jesús,
                  Mim     MI        Lam
por la muerte a la vida,
                 DO       RE7    SOL
de la sombra a su luz.

Alegría en el cielo
y en la tierra gozo y paz
porque Cristo ha vencido
para siempre todo mal;
con su gracia caminamos
a la fiesta celestial.
Descargar partitura
Descargar audio

Jesucristo, danos de este Pan. Letra: Luis Reigada. Música: Néstor Gallego


Letra: Luis Reigada
Música: Néstor Gallego
LA LA7 RE  MI7  LA      Fa#m Sim                     MI7         LA
       Je su cris to  danos de este Pan
 RE     MI7 LA Fa#m          Sim                  MI7           LA
que tu Pueblo crezca en la unidad.

       LA                                                     DO#m
1. Siendo Dios, hombre te hiciste,
               RE      MI7             LA
para poderte entregar
MI7,      LA                                 DO#m
en la cruz, sangriento altar,
                      RE                                MI7
donde a los hombres te diste.
         Fa#m                 DO#m
Al morir te diste todo,
             RE           MI7          LA
ofreciéndote en la cruz
                    Sim                         SI7
y era el cielo, buen Jesús,
                       MI7
que nos dabas de ese modo.

2. Cuando eres celebrado,
en cada misa te das,
pero ya no mueres más
porque estás resucitado.

Una vez todo te diste
y es cada misa esa vez,
hasta que vuelvas después
como Tú lo prometiste.

3. Tú Señor has visto el hambre
que tenemos de hermandad,
y nos brindas la unidad
con tu Cuerpo y con tu Sangre.

Y tu Cuerpo nos congrega
en eterna comunión
y la Sangre del perdón
hasta el corazón nos llega.

4. Que podamos con María,
en tu Espíritu, Jesús,
ser los hijos de la luz;
más hermanos cada día.

Y estrechando nuestras manos,
obedientes a tu voz,
ser así Pueblo de Dios,
servidor de los hermanos.

Cristo, nuestro hermano. Autor: Cesáreo Gabaráin


Autor: Cesáreo Gabaráin

DO                                                     DO7

Porque Cristo nuestro hermano
                     FA                                   Mim
ha resucitado, Iglesia alégrate.
                       FA                               SOL
Porque Cristo nuestro hermano
 DO               Lam         FA         SOL  DO
ha resucitado, Iglesia alégrate.

DO  Lam  Rem  SOL
/Aleluya./ (2)
DO  FA  DO
aleluya,
DO7,  FA  SOL  DO  Lam
/aleluya./ (2)
DO  SOL  DO
aleluya.

Porque Cristo, nuestro hermano,
nos ha redimido, María alégrate.
Porque Cristo, nuestro hermano,
nos ha redimido, María alégrate.

Porque en Cristo, nuestro hermano,
hemos renacido, María alégrate.
Porque en Cristo, nuestro hermano,
hemos renacido, María alégrate.

Porque en Cristo, nuestro hermano,
todos somos hijos, María alégrate.
Porque en Cristo, nuestro hermano,
todos somos hijos, María alégrate.
Ver Partitura

Divina Misericordia. Autor: Rafael Moreno

Autor: Rafael Moreno
Confianza total sin límites
confianza en tu corazón
un encuentro de paz, abandono de amor
es tu misericordia, Señor.

Divina misericordia de Dios,
divina misericordia de Dios
de tu mano me tomo, en tu amor me abandono
mi corazón te dice: ¡Jesús, en ti confío!

La misericordia del Señor. Autor: Jacques Berthier


Autor: Jacques Berthier
La misericordia del Señor cada día cantaré.
Descargar Partitura Mim
Descargar Partitura Rem
Descargar Partitura Sim


Hemos visto a Cristo. Autor: Alejandro Mejía


.

Autor: Alejandro Mejía
Hemos visto a Cristo
el sepulcro vacío dejó,
triunfa de la muerte,
de la vida es por siempre Señor.

¿Dónde, muerte, está tu victoria?
Dónde, muerte, está tu aguijón?
Ya la muerte ha sido absorbida
por Jesús, nuestro Señor.

Si hemos muerto en Cristo,
viviremos triunfantes en Él.
Muertos al pecado,
con Jesús viviremos en Dios.

Aleluya, aleluya,
el Señor resucitó.
Aleluya, aleluya,
el Señor resucitó.
Ver partitura


Somos testigos. Grupo Kairoi


Grupo Kairoi
1. El Señor resucitó venciendo la muerte en la cruz,
nuestra esperanza está en Él,
Él es nuestro Salvador;
atrás quedó el temor, la duda y la poca fe,
hagamos ya realidad un Reino nuevo de amor.

Somos testigos de la resurrección,
Él está aquí, está presente, es Vida y es Verdad.
Somos testigos de la resurrección,
Él está aquí, Su espíritu nos mueve para amar.


2. Tú nos reúnes, Señor, en torno al cáliz y al pan
y nos invitas a ser la Luz del mundo y la sal.
Donde haya odio y dolor haremos presente tu paz,
en cada gesto de amor, María Madre estará.

3. Somos testigos de la resurrección,
Él está aquí, está presente, es Vida y es Verdad.
Somos testigos de la resurrección,
Él está aquí, Su espíritu nos mueve para amar.


El ofertorio (Todos te presentamos confiando en tu amistad). Autor: Guillermo Cuéllar

Autor: Guillermo Cuéllar
Todos te presentamos confiando en tu amistad
nuestro esfuerzo, nuestro sudor, nuestro diario trabajar.
Queremos ver convertidos nuestras luchas y el dolor
en tu vida y en tu valor derrotando al opresor.

1. Mira las esperanzas de este pueblo que hoy te llama.
Mira los sufrimientos de los pobres que te buscan.
Atiende el clamor del pueblo que está viviendo en la opresión.
Queremos resucitar en tu vino en tu pan.
Queremos resucitar en tu vino en tu pan.

2. Somos un pueblo hambriento que camina en tierra ajena.
Solamente son nuestras la miseria y las cadenas.
Líbranos del egoísmo, la esclavitud y la opresión.
Queremos saciar en ti nuestra sed de salvación.
Queremos saciar en ti nuestra sed de salvación.
Escuchar audio
Ver acordes
Ver partitura


Cantos para el II Domingo de Pascua, Divina Misericordia, ciclo C

Fuente: Fuente y Cumbre
Más sugerencias aquí

Gusten y vean qué bueno es el Señor /Taste and see (Salmo 33). Autora: Mary Frances Reza


.

Autora: Mary Frances Reza
Gusten y vean qué bueno es el Señor. (Bis)

Respuesta bilingüe
Gusten y vean qué bueno es el Señor.
Taste and see the goodness of the lord.

1. Bendigo al Señor en todo momento
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor,
que los humildes lo escuchen y se alegren.

2. Proclamen conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor y me respondió,
me libró de todas mis ansias.

3. Miren al Señor y quedarán radiantes,
no asomará en sus caras la vergüenza.
Si el afligido invoca al Señor,
lo escuchará y lo salva de sus agustias.

4. El ángel del Señor protege y salva
a los que honran y temen al Señor.
Gusten y vean qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a Dios.

Ver acordes
Ver partitura
Ver partitura bilingüe

Gusten y vean qué bueno es el Señor (Salmo 33). Autora: Lourdes C. Montgomery

Autora: Lourdes C. Montgomery
Gusten y vean qué bueno es el Señor. (bis)

1. Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza siempre está en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.

2. Proclamen la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor y él me respondió.

3. Contemplen al Señor nuestro Dios
y quedarán radiantes.
Si el afligido invoca al Señor él lo escucha
y lo salva de las angustias,

4. El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
Gusten y vean qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él.
Escuchar audio
Ver acordes
Ver Partitura

Trae acá tu mano. Autor: J. Salvador Morales


Autor: J. Salvador Morales
Trae acá tu mano y ponla en la señal de los clavos,
y no seas incrédulo, sino creyente.

1. Verdaderamente Jesús resucitó,
dichosos los que creen sin haber visto.
2. ¿Por qué buscan entre muertos al que vive?
¿Por qué lloran en la tumba? Cristo está vivo.
3. Todo aquel que cree sin haber visto
las obras de Jesús entre nosotros tendrá la vida.
4. En el pan y en el vino no te vemos
pero la fe nos asegura que ahí estás presente.
5. Dale fe, Señor, a quien no la tiene
y un pleno encuentro contigo a los creyentes.
Descargar Partitura

10 Tips para que te ayuden en el crecimiento de tu ministerio de música

Si un auto no avanza es porque le falta algo: combustible, accesorios, batería, aceite, etc. Si un ministerio de música no crece es porque algo no está funcionando bien, le falta algo o muchas cosas. Por eso es necesario empezar a dar pasos concretos de crecimiento, esos pasos, al principio, pueden causar incomodidad pero, a la larga, nos ayudarán para que nuestro servicio sea más efectivo.

1. Sé humilde.

Reconocer que no lo sabes todo es una buena señal de crecimiento, con ello te das cuenta que puedes dar más de ti en el servicio ministerial.

Si tienes más conocimientos en la Música y Liturgia que sean para gloria de Dios y no para humillar a los demás, para creerte más que los demás, para estar cuestionando constantemente al responsable del grupo, o para hacer lo que, según tú, es lo conveniente.

2. Sé obediente.

Qué difícil es saber obedecer. “El que obedece nunca se equivoca”. Trabajando en obediencia crecemos en unidad. Obediencia a Dios, obediencia a la Iglesia que nos da unas normas para la correcta participación en la celebración de la Liturgia.

Lamentablemente el relativismo está fuerte en nuestro ambiente secularista y secularizante donde dicen que "todo vale si lo haces por amor", que "todos los cantos nos llevan a Dios"...
Si tú sabes que no se debe usar cantos no católicos en los actos litúrgicos, no los incluyas.
Si desobedeces a la Iglesia estás desobedeciendo a Jesucristo, y desobedecer a Dios es grave.

3. No te quejes ni murmures.

La queja manifiesta la debilidad interior, por tanto debilita el espíritu y crea incomodidad en el grupo.
La murmuración es un pecado y hace daño al crecimiento del grupo.
El que critica y murmura es porque lleva una soberbia y envidia. La envidia destruye a un ministerio e impide su crecimiento.

4. Aconseja en privado, sin ofender.

La corrección fraterna (corrección de hermano) nos ayuda a fortalecer el ministerio. Debe ser hecha con caridad. De lo contrario puede llenarse de enojos e iras silenciadas que al final no dan fruto y explotan en cualquier momento.

Si tienes algo contra tu hermano ve y corrígelo a solas, no movido por el odio o por la venganza sino por el amor.

Nunca hables mal ni de tu sacerdote, ni de tu hermano de la comunidad. Si ves algo que no está bien dialoga con él en privado, pero nunca, nunca murmures.

5. Perdona y olvida.

No guardes rencores. El Perdón es señal de madurez espiritual, si guardas rencor te haces esclavo de la ira y generas división.

Si te cuesta perdonar te doy un consejo: ora por ti para que no tengas rencor en tu corazón y luego oras por el que te ofendió para que tu oración y tu perdón sean más efectivos.

6. Frecuenta los sacramentos.

Cuando un ministerio de música que, pudiendo hacerlo, no se confiesa y no comulga es muy preocupante. No sabe para qué está sirviendo. No sabe en qué consiste su “servicio”. Puede que no esté sirviendo sino buscando protagonismo. Es un figureti.

El centro es Jesucristo, es a Él a quien cantamos, es con Él con quien buscamos encontrarnos.

Hay circunstancias en que hermanos nuestros forman parte de un ministerio pero están convivientes: a ellos les animo a seguir participando en su parroquia y a orar más para que puedan formalizar su unión y recibir la bendición de Dios en el Matrimonio. Tanto a ellos como a los “casados divorciados unidos con otra persona” los animo a hacer la comunión espiritual.

7. Fórmate cristiana, litúrgica y técnicamente.

No te contentes con solo cantar. Esmérate por vivir como un auténtico cristiano participando de los ejercicios espirituales, jornadas, charlas o cursos de formación.

Estudia los documentos oficiales de la Iglesia en lo que respecta a la liturgia y música. Estos documentos tienen prioridad y ningún Obispo o sacerdote puede ir en contra de dichos documentos.

De acuerdo a tus posibilidades busca ayuda profesional para una formación técnica en la música y en el canto porque a Dios hay que darle lo mejor.

8. Participa activamente en la Santa Misa.

El gran peligro de algunos integrantes es llegar tarde a la Misa, ponerse a conversar durante la homilía, salirse del templo, agarrar el celular, ponerse a afinar la guitarra, ponerse en un lugar donde nadie los vea para hacer otras cosas ajenas a la Liturgia, etc. También los músicos están obligados a participar activamente en la celebración.

Les recuerdo que la música está al servicio de la Liturgia.

9. No te acostumbres, sé alegre.

Cuando uno empieza a acostumbrarse puede caer en rutina. Pon amor e ilusión en las celebraciones, reuniones y ensayos. Puede que tengas motivos más que suficientes para estar amargado… deja a lado eso, ponte a orar, invoca al Espíritu Santo. Si no hay espiritualidad en un ministerio la rutina será amiga de cada día.

Necesitamos de cristianos alegres que contagien e inviten a los demás a acercarse. No pongas cara de cementerio como dijo el Papa Francisco.

10. Trabaja en comunidad.

Otro problema es creerse indispensable, sentirse la última gota del desierto, querer acapararlo todo, querer cantar más fuerte que el otro.

En un coro todos deben tener el “mismo ritmo”, caminar hacia la misma dirección, hay que igualar las voces. Que ninguna voz sobresalga, eso da mal gusto al oído y mala impresión del que lo hace.

Estás Aquí. Música y Letra: Federico Carranza


M. y L. Federico Carranza
       DO Mim            FA              SOL
// Estás aquí aunque no te pueda ver
            Rem         FA                SOL
pues escondes tu gloria y majestad
DO       Mim       FA         Rem        SOL
Estás aquí, revestido solamente del amor,
                                 DO
bajo la forma de un pan.
                Lam Mim FA                DO
Con sencillez te me vienes a entregar
                    Lam        FA              SOL
y en mi interior vas haciendo maravillas.
        FA              SOL
Corazón con corazón,
          FA      SOL     Lam
en profunda comunión;
                FA                SOL           DO
me haces templo de la Santa Trinidad. //

DO                  SOL
Ven y cena conmigo,
FA                           SOL
ven y mora en mi hogar,
DO                    SOL
ven y nunca me dejes
               FA          SOL
pues sin ti me moriría.
                Lam              SOL
Me haz herido con tu amor,
          FA                    DO
ven y mora en mi interior
            Rem             SOL    DO
// de ti quiero comulgar, Señor. //
Descargar acordes (Pág. 11)

Indicación

Para descargar las partituras y acordes para guitarra, debes contar con Adobe Reader. Puedes descargarlo AQUÍ

Cómo hacer el vibrato en el canto

Archivo del blog